Niños tomando clases en CEFIA
CEFIA

ANTECEDENTES:

En el año 2001 un grupo de madres indígenas tzoltziles pidieron a la maestra María Teresa Moreno Carmona, fundadora de CEFIA, que les diera clases a sus hijos, “porque ya están grandes y no saben leer ni escribir”.
 
La maestra Tere decidió apoyar a estos niños y adolescentes dándoles una formación educativa, porque la mayoría de ellos se dedicaban a vender artesanías y no asistían a escuelas, por la situación económica y migratoria de sus padres.

Así nació la institución educativa que con el tiempo se llamaría Centro de Formación Integral con Albergue CEFIA, A.C., dedicada desde un principio a atender a niños, niñas y adolescentes que no asistían a escuelas públicas, por la situación económica y migratoria de sus padres.

Esta labor educativa inició el 20 de agosto de 2001 en una casa ubicada en Nicolás Bravo 29, Santo Tomás Ajusco, Tlalpan. Con el tiempo se invitó a otros niños y jóvenes provenientes de etnias hablantes de alguna legua indígena como son nahuas, tzeltales, mixtecos, zapotecos, wirraricas, etc., así como a hijos de pobladores de la comunidad de Santo Tomas Ajusco, de muy escasos recursos.

En un principio se contó con el apoyo de Caritas Hermanos Indígenas y Migrantes, A.C. Dicha institución, respondiendo de forma sensible la problemática de desatención a la población indígena,  pagó durante tres años la renta de la casa en que se inició el proyecto y acercó apoyos en alimentación, mobiliario para albergue, sueldos para persona, etc.

Desde el año 2004 CEFIA ocupa una casa en el mismo pueblo de Santo Tomás Ajusco, en Aureliano Rivera 80. Se trata de un predio prestado por sus dueños, cuya situación legal está en proceso regularización.

Dado el alto grado de vulnerabilidad por el rezago educativo-social de la población estudiantil, desde el principio del proyecto se incluyeron las comidas para los educandos y los maestros. Siempre se les ha ofrecido el desayuno, refrigerio y comida. Durante bastante tiempo funcionó como albergue, así que había alumnos que se quedaban a dormir y recibían también la cena. Debido a carencias económicas CEFIA dejó de ser albergue de niños pobres a partir de 2007.

Hasta 2009 CEFIA trabajó de acuerdo a los lineamientos de CONAFE-SEP, teniendo claves oficiales y recibiendo apoyo en material didáctico, becas de estudio para los maestros, apoyo para albergue, desayunos escolares a través del DIF-D.F., etc.

A partir de que CONAFE se retiró de la Ciudad de México, se ha trabajado con los programas 10-14 y mayores de 15 años, de INEA-SEP y se han dejado de recibir los apoyos antes mencionados.

De 2001 a 2007 CEFIA estuvo dirigida por su fundadora, la maestra María Teresa Moreno Carmona. Al ausentarse ella de México, tomo la dirección su hija, Airam Aseret Jiménez Moreno, de 2007 al 2012. En el ciclo 2012-2013 la maestra Tere retomó la dirección.

En 2007 se creó el Consejo Consultivo de CEFIA, formado por personas ajenas a la institución cuya labor es la de proporcionar apoyo y asesoramiento a la Dirección de CEFIA. También a partir de agosto de 2007 se obtuvo la autorización del SAT para expedir recibos deducibles de impuestos, lo que ha permitido a CEFIA obtener cierta continuidad en las aportaciones en efectivo que se reciben por parte de algunos donatarios.

A lo largo de todos estos años CEFIA ha recibido importantes reconocimientos, así como apoyos de diversas instituciones, organizaciones y empresas.

En 2013 la maestra Tere tuvo que alejarse de la ciudad de México por problemas personales, y CEFIA se quedó sin su dirección en el momento que más la necesitaba, cuando enfrentaba mayores carencias.

Por fortuna, ella dejó a la institución en manos de una mesa directiva conformada por cuatro de sus maestros, tres de ellos de extracción indígena, quienes han venido trabajando con entusiasmo para lograr el renacimiento de CEFIA. En fechas recientes se conformó un nuevo Consejo Consultivo de CEFIA, que está trabajando conjuntamente con su mesa directiva para sostener y mejorar la calidad de los servicios que la institución brinda a la comunidad de Santo Tomás Ajusco.

La CEFIA de hoy se propone ofrecer una educación integral e intercultural tanto a hijos e hijas de migrantes indígenas, como a niños de muy escasos recursos originarios de Santo Tomás Ajusco. En la actualidad sólo una minoría de los asistentes a CEFIA son hablantes de una lengua indígena, pero la mayor parte de los docentes sí lo son, de manera que se está buscando volver a los orígenes, incrementando el número de niños indígenas, con la intención de ayudar a mantener su lengua materna y sus tradiciones.

Principios Educativos, hoy en su etapa piloto, pretende satisfacer las necesidades educativas y formativas de las personas que conforman su comunidad. Dicha comunidad incluye no sólo a los niños atendidos en la institución, sino también a sus padres, madres y maestros.